Invidente de nacimiento, Karla es un ejemplo de superación

por: Uniradio Noticias - 25 Septiembre 2017, 05:40 pm

Hermosillo (Redacción).-  “No importa lo que te pase, la cuestión se trata de cómo lo enfrentes”, así lo considera Karla Trasviña, una joven invidente de nacimiento, a quien las circunstancias de la vida la obligaron a valerse por sí misma vendiendo dulces desde niña en las calles de la ciudad.

Su mamá murió cuando ella tenía seis años, meses después su padre los abandonó, a ella y a sus cinco hermanos, dos de ellos también invidentes.

Pero su fuerza interior, sus ganas de salir adelante, la convirtieron en una adolescente trabajadora a la que ningún reto la amedrentaba. Fue así que durante un tiempo vendió escobas y trapeadores por las calles, valiéndose de un bastón para guiarse por la ciudad.

Eran productos que otros invidentes elaboraban en la Fábrica La Providencia ubicada en el Parque Copacabana, el negocio comunitario que creó Germán, su hermano mayor que también era invidente y quien para ella fue realmente un padre.

Invitada la mañana de este lunes al noticiero En Contacto con Gabriela Medina, Karla Trasviña contó que un día le llegó otra oportunidad, cuando andando por las calles vendiendo artículos de limpieza conoció a una señora que le ofreció raite y se comprometió a conseguirle un trabajo menos peligroso, el de operadora de radio en una central de taxis.

“A las otras personas por lo regular les daban 15 días para poder aprender y a mi únicamente me dieron dos, pero aun así con esas trabas las puede vencer y conseguir el empleo. En un día y medio ya estaba trabajando”.

Ahí estuvo Karla durante 20 años, coordinando y ganándose el reconocimiento de un grupo grande de hombres transportistas, tuvo que aprenderse cientos de claves, contestar el teléfono, tomar direcciones y mandar a los taxistas, conocer la ciudad como si estuviera imaginando un mapa, lo cual siendo invidente representaba una mayor dificultad.

Pero hace cuatro años, cuando falleció su hermano Germán, el ánimo de Karla se vino abajo y cayó en una profunda depresión, y tratando de ayudarla su mejor amiga la inscribió en un diplomado de Tanatología, gracias al cual logró salir adelante.

Finalizó su trabajo en la central de taxis y emprendió otros retos. Su sueño siempre fue ser locutora, y buscando alcanzarlo empezó a prepararse y a estudiar para ello.

En junio de 2017 Karla Trasviña logró su anhelada meta, participar como locutora en Radio Sol, una radio comunitaria en donde aborda temas referentes a su capacitación en Tanatología y a su experiencia de vida.

Karlita, como la conocen sus amigos, es sin duda un ejemplo de superación y entrega al prójimo, dispuesta siempre a ayudar y a enseñar a quienes como ella tienen una discapacidad visual a utilizar el bastón y a escribir y leer el Sistema Braille.

 

“A las personas con problemas de discapacidad un consejo que les puedo dar es que no se queden en sus casas, no ase aíslen, salgan a buscar lo que necesitan y sobre todo persigan sus sueños, depende mucho de la actitud de uno y de buscar el apoyo requerido”.

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.