Denuncia empresario nueva modalidad de fraude en Hermosillo

por: Uniradio Noticias - 9 Septiembre 2017, 02:40 pm

Por Alan Rubio

Hermosillo.- Hay una nueva modalidad de fraude en Hermosillo: la venta de centenarios apócrifos.

Ángel Flores Dessens, de 48 años, fue víctima por parte de un grupo de cinco personas. Les pagó 90 mil pesos a cambio de 10 monedas supuestamente de oro.

El empresario tortillero interpuso la denuncia este viernes ante la Fiscalía General de Justicia.

Ángel se encontraba en un negocio de llantas en Colosio y bulevar Las Quintas el jueves pasado al mediodía, cuando se le acercaron cuatro personas, quienes se presentaron como trabajadores de una construcción en esa misma dirección, vestidos con casco y chalecos color verde.

Le platicaron que durante las excavaciones de la obra se encontraron 30 centenarios. Le comentaron que si conocía a alguien que se las pudiera comprar rápidamente pues no querían que se enteraran los jefes de obra.

El chofer de Flores Dessens y uno de los sujetos intercambiaron números de celulares para acordar la compra-venta; se citaron al día siguiente en una casa de empeño en Serdán entre Matamoros y Juárez, colonia Centro, para que evaluaran las monedas.

En la cita, pidieron a un empleado de la casa de empeño que verificara la autenticidad de las monedas, quien, mediante un líquido especial, corroboró que una de ellas sí era de oro.

El encargado de la casa de empeño les ofreció 14 mil pesos por cada moneda sin mostrar identificaciones pero rechazaron la oferta.

Acto seguido, se regresaron en el auto a Colosio y bulevar Las Quintas, pues los cuatro sujetos argumentaron que tenían que entrar a trabajar porque habían salido debido a que estaban en su tiempo para comer.

Flores Dessens mencionó que vio a las cuatro personas ingresar a la obra, por lo que sintió confianza de que estuvieran diciendo la verdad.

"Llegamos a la obra a las 12:40 de la tarde y yo los vi entrar a la obra", contó.

A las 1:30 horas le habla uno de los sujetos al chofer diciéndole: "ya no queremos andar en vueltas, además no traemos identificaciones, ¿cómo la ves? ¿hacemos la operación? ¿les voy a dar 10 monedas a 10 mil pesos cada una?", recordó.

El chofer le comunicó a su jefe de la oferta y aceptó pero con la condición de que les daba 90 mil pesos por las diez monedas porque era el dinero que tenía disponible.

"Cuando nos vimos más tarde salieron de la obra las cuatro personas y otro más que yo no había visto y, ese que no lo conocía, fue el que me dio las diez monedas cubiertas con una servilleta adentro de una bolsa de plástico.

"El dinero en efectivo se lo di al jefe de ellos, que le dicen 'El cachetes', y él escondió el dinero adentro del casco que usan los constructores y se lo volvió a poner en la cabeza", platicó.

Los cinco individuos volvieron a la obra. Ángel le instruyó a su chofer que no los perdiera de vista. Que los vigilara mientras él volvería a la misma casa de empeño a hacerle las pruebas a las 10 monedas. Sin embargo, el análisis dio como resultado que eran falsas.

Al volver a la obra, resultó que nadie conocía a estas personas.

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.