Fer enfrenta la transición de convertirse en lo que siempre sintió ser

por: Uniradio Noticias - 26 Junio 2017, 07:03 am

Por Mónica Miranda

 Hermosillo.- Durante 23 años, la represión social impidió que Fer Félix mostrara sus verdaderas preferencias sexuales, se ocultaba detrás del disfraz de varón que aparentaba ser frente a su familia y amigos y fingía una fugaz sonrisa ante el coqueteo de sus compañeras de clase.

Un día despertó con la seguridad de poder vencer sus miedos, se paró frente al espejo y se repitió a sí mismo: "éste no soy yo", a partir de ahí comenzó una nueva vida en la que cambió sus jeans holgados por prendas ajustadas que definían su figura esbelta y blusas de colores claros con diseño de mujer.

 “Siempre lo supe, sabía que algo no estaba bien, que algo no concordaba, veía a chicas y decía, yo quiero usar ese vestido, o yo quiero traer el cabello así, quiero vivir así como ella y por mucho tiempo lo escondí, me vestía de mujer a escondidas, sin que nadie supiera, hasta que a los 23 años dije: 'ya basta, voy a vivir como debo'”.

Fernando Félix es el nombre que aparece en su acta de nacimiento, residente de Ciudad Obregón, pero ahora prefiere ser llamado solo Fer, sin distintivo de género y con la intención de convertirse en lo que siempre sintió ser.

A sus 27 años narra que lo más difícil en su proceso de transición de apariencia física fue la lejanía de personas que consideraba amigos de toda la vida.

“De principio fue muy difícil porque muchas dizque amistades que tenía me dejaron de hablar, se portaron muy mal conmigo”.

 Como Fernando tuvo una trayectoria de músico hasta los 24 años, una de sus pasiones es tocar el bajo y junto con dos amigos formó la banda de Rock Pop Aple Cast misma que logró posicionarse con cuatro sencillos en radios estatales.

 Ahora, como Fer, le motiva la gastronomía, carrera que recién concluyó hace dos meses y busca forjarse como una chef profesional y ser vista con respeto. En sus planes no está comprometerse con una pareja.

 “Relaciones ahorita no me interesan mucho, prefiero enfocarme en mi vida profesional”.

 Confiesa haber sufrido alguna vez de discriminación en el instituto donde cursó su carrera como chef, al impedirle su entrada al baño de mujeres, situación que denunció ante Derechos Humanos.

 “Tuve que hablar con el director, mostrarle la situación, hacerle ver, busqué asesoría en Derechos Humanos y Profeco y ahí me asesoraron de cómo hacerle para lograr usar el baño de mujeres”.

Su cabello ahora luce largo y oscuro, bien arreglado por tratamientos y cuidados naturales, se sometió a un tratamiento hormonal el cual se suministra cada 15 días, que le ayuda a verse y sentirse conforme con su físico.

“He notado cambios emocionales, cada vez que te toca la dosis, se te alborotan los sentimientos, andas feliz, luego triste y te dan ganas de llorar, físicamente pues se me desarrollaron un poco las caderas, glúteos y busto”.

Actualmente vive con su familia que se compone por sus padres y un hermano mayor, quienes poco a poco, dijo, han aceptado sus preferencias y el cambio en su vida.

 En un futuro buscará hacerse la cirugía de reasignación genital para cambiar por completo de género.

 “Se debe de empezar a ver a las personas trans como un sector al que le interesa prepararse profesionalmente, tener un trabajo estable en cualquier oficio y que se hagan valer nuestros derechos”.

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.