Mayra González

Mayra González

Columnista

¿Por qué complicarse la vida?

22 Septiembre 2017

Por Mayra González

 

¿Recuerdas los momentos de tensión, de estrés, de frustración que has sentido cuando las cosas no salen de la forma que deseas? Cuando la actitud de otras personas te molesta y te causa una mala sensación en tu cuerpo, o cuando sientes una furia por dentro y ésta recorre tus venas, cuando has sentido que hierves de coraje, de impotencia y desesperación. Todos estos son momentos no agradables, momentos que quisiéramos no sentir de esa forma, porque es desgastante, tenso y te roban mucha energía.

Esto puede llegar a verse como algo común, algo cotidiano e incluso, inevitable. Curiosamente nos damos cuenta de ello, pero nunca hacemos nada, no trabajamos en su solución, en cómo administrar esas emociones para que no invadan negativamente nuestro cuerpo ni nuestra mente.

Es relevante recalcar que el vivir en armonía se aprende, no es algo que aprendimos en las escuelas o de nuestros padres o de aquellos que hayan tenido algo que ver con nuestra educación. Es muy probable que ninguno de ellos supiera cómo manejar o enfrentar estos temas. Ahora nosotros tenemos esta información y es cuestión de implementar los cambios en nuestra vida diaria para poder transformar todo aquello que en el tiempo nos ha costado tanto aceptar, y mucho más modificar.

En lo personal, lo relaciono mucho con el tema de la comida. Cuando tomé conciencia y empecé a alimentarme sanamente, lo que debería de ser normal, es decir, una comida balanceada en nutrientes, en automático me convertí en “la rara” de mi grupo de amigas, algo similar pasó en mi casa, con mi familia, en las reuniones sociales. Lo mismo sucede con el tema emocional, cuando andas buscando ambientes más tranquilos, más relajados, que te llenen de energía, empiezas a ser “el raro” del grupo, piensan que algo te está pasando, que te están perdiendo de este plano terrestre.

Por otro lado, hay que poner atención en no complicarse la existencia, no te castigues, porque muchas veces te enfocas en esto y es como estar buscando más problemas inconscientemente, es una búsqueda de más cargas. Cuántas veces preguntamos cosas que realmente no queremos saber, ni queremos enterarnos de la respuesta, sabedores que nos puede lastimar, sin embargo, insistimos ¿Para qué? ¿Por qué te haces daño?

Usualmente, las cosas son más sencillas de lo que parecen. Entonces, ¿por qué nos complicamos la vida? El no saber simplificar las cosas puede ser fuente de un importante malestar en nosotros, en nuestra vida.

De aquí nace la incógnita, los humanos, siendo los seres vivos más inteligentes que existen en la Tierra, tendemos a complicarnos la vida… ¿Por qué?

Contestar este por qué requiere de entender que todo cuanto nos pasa es el conjunto de experiencias acumuladas en nuestra vida. De aquí nacen otras interrogantes que vale la pena analizar, ¿Qué nos pasa como seres humanos? ¿Qué tenemos interiormente que nos provoca un sufrimiento con el mundo real? ¿Será que nuestros destinos han sido encaminados a un sufrimiento y una complicación eterna? ¿Será que hemos roto muchísimos espejos cuando éramos pequeños? Recuerdas lo que se decía de siete años de mala suerte si quebrabas un espejo, al igual si pasaba un gato negro frente a nosotros o al cruzar debajo de una escalera… Cuántas afirmaciones ridículas y erróneas nos han metido en nuestras cabezas ¿No crees?

Cuando te des cuenta de que algo se está tornando demasiado complicado, en ese instante que esté ocurriendo, no lo dejes pasar, hazle caso y actúa. Está en nuestra programación mental, cuando no sabemos hacer más simple la vida tomamos el camino más complicado posible, el que tiene más laberintos, más curvas peligrosas, más terracería. Esto lo hacemos, por nuestra incapacidad de aceptar los caminos más cortos, los “atajos” que existen en la vida. Es por ello que luego experimentamos sentimientos de frustración, insatisfacción, insuficiencia y agotamiento. El hacer tu vida sin complicación, simplificando las cosas, sólo depende de ti. Hoy te digo, sí se puede, sólo necesitas, como todo, ponerlo en práctica y listo. Entrénate en ello y pronto verás los resultados.

Hay excepciones a la regla, lo cual permite que se cumpla. Por ejemplo en el amor, hay que saber con quién complicarse un poco la vida, sin que esto implique dejar de ser tú al enamorarte, es todo un arte.

La gente tiende a complicarse la vida porque sigue a la mayoría. En lo personal he decidido seguir mi propio camino, aunque a otras personas no les guste. Lo siento por ellas. No son ellas, soy yo.

La vida es una sola y hay que vivirla de la mejor manera posible, de la mejor manera feliz que sea posible y con el menor número de daños colaterales.

Así de simple quiero vivir mi vida. Así de básica, así de feliz.

Recuerda, no te conformes con menos de lo que mereces y elige siempre todo aquello que te haga estrepitosamente feliz.

¡Abrazos felices!

 

 

 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.