Mayra González

Mayra González

Columnista

Cambia de “chip” (Reprográmate)

29 Mayo 2017

Por Mayra González

Debemos aprender a ser felices pese al entorno social o cultural, podemos empezar con una nueva manera de hacer cada elección de nuestra vida si nos damos cuenta que lo que estamos haciendo hoy no es lo que deseamos para nuestro futuro.

El integrar la emoción y la razón puede ayudarnos a construir relaciones más libres, orientadas hacia la convivencia pacífica con nosotros mismos y con los demás.

Si de verdad queremos un cambio en nuestra vida, debemos aceptar que ocupamos ayuda, compañía, guía. Hemos venido haciendo las cosas de una misma manera durante muchos años y lo que hemos conseguido es lidiar con nuestras emociones tal cual lo hacemos actualmente. Si queremos algo distinto, tenemos que actuar, creer y sentir de distinta manera para que algo pueda cambiar en nuestra vida, de no ser así, todo seguirá, en el mejor de los casos igual o peor.

En este punto, es de vital importancia el darnos cuenta que solos no podemos salir de los mismos esquemas que estamos viviendo, o bien, es la forma más compleja y difícil de hacer cambios radicales en nuestra cotidianidad. No tiene nada de malo aceptar ayuda o buscar una persona que te guíe. La vida está hecha para estar acompañados en el camino hacia el desarrollo, la transformación y el crecimiento.

En pocas palabras, debemos de abandonar, al menos en forma temporal, la idea de que podemos arreglárnosla solos.

Te preguntarás ¿Es realmente necesario el pedir ayuda, si siempre he podido solo? Es natural el rechazar la idea de compartir tu sentir con alguien más. Pero piensa en todo lo que has vivido escondido y que es momento de salir a la luz. Tener a alguien que te ayude en la transición es lo ideal. Quizás te detenga la dimensión que le das al esfuerzo, pero piensa también en la recompensa.

Hacer la felicidad el número uno de tus prioridades requiere un compromiso total contigo mismo. Necesitamos vernos como algo realmente importante en nuestra vida. Tendemos a boicotearnos, a postergar lo que sabemos importante, siempre estamos ocupados en otras cosas que son contrarias a nuestro encuentro con la felicidad. Recuerda que un pequeño cambio de forma de pensar, de actitud, de estilo de vida, puede causar una gran reacción en ti, en tu mente, en tu ser, en tu cuerpo, en tus relaciones, en tu trabajo y por consiguiente, en toda tu vida. Y cuando tú cambias, cambia tu mundo, tu entorno es distinto.

Inténtalo, prueba algo diferente, haz las cosas de manera opuesta a lo que has vivido. Haz el cambio que tanto anhelas. Ya no postergues, da ese primer paso.

Si otro puede, tú puedes. Si tú quieres, nada ni nadie te podrá detener. ¿Cómo funciona? Cuando aspiras a conseguir algo y lo ves muy lejano, casi como un sueño imposible, busca a alguien que ya lo haya conseguido (Cualquier persona del mundo, del pasado o del presente) y habla contigo, con tu ser interior: “Si él o ellos lo han conseguido, ¿Por qué no voy a conseguirlo yo? Todos, en esencia, somos iguales, por lo que nada que los demás tengan o consigan me estará limitado”.

Recuerda, lo que marca la diferencia entre personas no es su capacidad básica, que es prácticamente igual en todos los seres humanos, sino la actitud correcta. Si tienes la actitud adecuada, la mentalidad y las ganas de luchar todo está a tu alcance. Repítelo Constantemente, hazlo parte de tu conocimiento, de tus preceptos, ponlo en práctica día a día, una y otra vez, el tiempo y las veces que sea necesario.

Si eliges creer que no vales, que la vida nunca será buena contigo y que jamás conseguirás nada de lo que quieres, puede que el Universo te responda manifestando en tu vida esas creencias. En el momento en que empieces a cambiar tus pensamientos, tus palabras y acciones, en el momento que estés dispuesto a atraer el bien a tu vida, el Universo te responderá en consecuencia.

Te lo repito, es muy cómodo el papel de víctima, ya que así siempre cualquier cosa es culpa de otra persona. Tenemos que hacernos cargo de lo que pensamos, de lo que decimos y hacemos, porque todo eso que damos, nos volverá y el tiempo de delegar la responsabilidad y las culpas a alguien externo, de aquí en adelante ya no es válido.

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.