Martha Huerta

Martha Huerta

Columnista

Positivismo digital, ¿qué tan bueno es?

18 Septiembre 2017

Como seres humanos, a través de nuestras acciones, pensamientos y hábitos de consumo buscamos el camino fácil a la felicidad.

 

Por Martha Huerta

Vivimos en la era de la información, todo a lo que deseamos acceder está al alcance en un clic y esto puede llegar a ser un arma de doble filo; en ocasiones entre tantos datos no sabemos distinguir entre algo veraz, puntos de vista del autor y desinformación para apoyar alguna marca o estrategia de marketing.

Como seres humanos, a través de nuestras acciones, pensamientos y hábitos de consumo buscamos un solo objetivo, algunos de manera inconsciente y otros de forma más consciente pero a fin de cuentas buscamos el camino fácil a la felicidad.

Tratamos de encontrar un estilo de vida que logre comprar el boleto para ser aceptados por un grupo o por la misma familia, o detalles tan sutiles como subir contenido a Facebook u otras redes sociales buscando la aprobación por medio de likes y comentarios, todo esto nos habla de una desconexión interna, intentando encontrar en el exterior, aquello que debemos trabajar en el interior.

Con la apertura de Facebook tuvimos acceso a un exceso de consejos y filosofías para encontrar la felicidad y la alegría en la vida y no es que estén incorrectas, simplemente nos encontramos saturados de información y poco trabajo interno.

Mensajes entre líneas como “Piensa positivo todo el día”, “No es culpa tuya, son los demás”, “10 pasos para ser feliz”, “Libérate de la culpa”… existen un sinfín de frases positivas en Facebook y ha sido un ¡boom! Lo podemos ver porque son los perfiles con más likes y los posts con mayor popularidad, somos una generación que busca desesperadamente palabras de aliento, que nos apoyen en nuestras decisiones para sentirnos más incluidos, más aceptados, más aprobados.

Se ha desencadenado un fenómeno muy peculiar, ahora todos sabemos la respuesta y el consejo idóneo, pero pocas veces somos capaces de adaptarla o incluirla en nuestra vida, por un lado tenemos el conocimiento y por el otro lado tenemos la sabiduría que es cuando incluimos el conocimiento a la experiencia.

El tener un constante contacto con estas frases, con estas filosofías todas tan diversas, sin una guía, sin un trabajo interno de respaldo, nos puede llegar a frustrar bastante. Intentamos desesperadamente seguir un estilo de vida que nos proporcione felicidad sin tener el éxito completo y como ahora tenemos la información, nos frustramos porque fácilmente podemos descubrir nuestros errores y también sabemos lo expuestos que estamos al mostrar nuestras debilidades.

No se trata solamente de poseer la información correcta y utilizarla como paliativo para aconsejar a los demás o mandar mensajes entre líneas por medio de frases. El seguir gurús, coaches, perfiles y filosofías exitosas no provocan necesariamente un verdadero trabajo interno en nosotros mismos, pero sí podemos convertirlo en una iniciación, en una búsqueda por un verdadero crecimiento interno, desencadenando una fuerte introspección.

Por otro lado tenemos el lado positivo de las redes sociales, nos abren la puerta a un sinnúmero de oportunidades para trabajar de la mano de profesionales como guías, psicólogos y coaches de toda la República por medio de talleres online; dejar la forma para ir más al fondo, aportando herramientas poderosas para un verdadero crecimiento personal, emocional y espiritual.

No se trata de saberlo todo, sino descubrir en dónde necesito poner mi atención para comenzar a crear esa conexión interna.

 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.