Martha Huerta

Martha Huerta

Columnista

Codependencia: Definimos nuestro valor a través de los demás

16 Julio 2017

 
Por Martha Huerta
La codependencia la podemos definir como un patrón de comportamiento en donde una persona depende de los demás. Puedes presentar una actitud codependiente con tu pareja, amigos, familiares o del exterior, pues los comentarios, las opiniones, juicios de valor resultan extremadamente importantes para una persona que depende de la aprobación de los demás para poder desarrollar su autoestima y su valor personal. 
 
Todos presentamos actitudes codependientes en mayor o menor grado, pues este patrón se va construyendo desde nuestra infancia, cuando éramos niños nos enseñaron e hicieron creer que somos responsables de los sentimientos de los demás y que los demás son responsables de nuestras emociones, frases repetidas constantemente en nuestra niñez como “Me estás volviendo loco(a)”, “Me haces feliz”, “Tu actitud me pone triste”, “Hiciste llorar a tu mamá“, “Si no me das beso me voy a poner triste”, “Tu papá está sentido contigo”… todos estos mensajes entre líneas nos llevan a la creencia de que nuestra felicidad o tristeza está en manos de otra persona y que en nuestras manos están las emociones de los demás.
 
Desde niños crecemos con creencias tan arraigadas como que no valemos por nosotros mismos sino por la opinión externa, intentamos buscar la aprobación de papá y mamá pues dependíamos cien por ciento de sus cuidados, su amor y su alimento para sobrevivir, por ello nos esforzábamos lo suficiente como para buscar su admiración y respeto, si su aprobación no fue suficiente crecimos con una desconexión interna, con miedo al rechazo y ahora intentamos validar nuestra autoestima y nuestra esencia a través del exterior. 
 
Cuando llegamos a una edad adulta, esa necesidad por validar nuestra autoestima la trasladamos muchas veces a nuestra pareja, si no hemos trabajado lo suficiente en nuestras heridas de la infancia y en nuestra desconexión interna es probable que entablemos relaciones tóxicas, intentando controlar cómo el otro me ve a mí mismo, pues mi autoestima depende de su opinión.
 
Una persona codependiente muy probablemente elija como pareja a otra persona codependiente, comenzando la relación con poco amor propio que a su vez se desenvolverá en una relación sumamente tóxica, pues intentará que su pareja lo(a) haga sentirse feliz y realizada, haciendo responsable al compañero de sus sentimientos y de su estado de ánimo, es ahí también donde el desarrollo de la pareja amenaza la identidad propia, en lugar de apoyar al desarrollo de la pareja intentará controlarla y hacerla sentir pequeña, desmotivando su crecimiento, ya que cuando una persona no se ama a sí misma, tiene miedo al abandono y al rechazo y esta es una manera de protegerse.
 
Una persona codependiente es una persona que no se conoce a sí misma y vive a través del Ego. Una persona que se ama a sí misma poca importancia le da a los juicios externos pues está segura y confía en sus apoyos internos. Para entablar relaciones positivas, se debe comenzar por explorar nuestras heridas internas desde nuestra infancia, cuestionar nuestras creencias limitantes sobre nosotros mismos, para así poder sanar y reconocer que somos dignos de ser amados tal y como somos y que ni nuestra autoestima ni estado de ánimo depende de nadie más que de nosotros mismos, comenzando a responsabilizarnos por nuestra propia vida, dejando de temer al rechazo y desaprobación.
 
¿Cómo saber si soy una persona codependiente?
 
Te preocupa lo que los demás opinen de ti, en especial tu pareja.
Eres complaciente con los demás o con tu pareja sin importar tus propios deseos.
Sientes miedo al rechazo social y/o de tu pareja
Te sientes incómodo(a) de estar solo(a) 
Negación de los problemas de tu pareja, justificas las fallas de los demás.
Te sientes responsable por los sentimientos de los demás
Tienes miedo a decir NO o a comunicar tu punto de vista.
Te sientes atrapado(a) en una relación tóxica
Buscas tener el control y/o controlar la percepción de los demás.
Te comparas constantemente con el resto de las personas que te rodean
Tiendes a juzgar los errores de los demás.
Haces publicaciones en redes sociales sólo para obtener likes o atención.
Sacrificas tus gustos, tus pasiones o tu auténtico YO por ser aceptado.
 
Si respondiste Sí a más de un factor, te recomiendo comenzar a trabajar en tu niño interior herido con ayuda de un profesional.
 
 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.