Luis Marino

Luis Marino

Columnista

Enfoque a la grandeza crea abundancia

27 Septiembre 2017

Por Luis Marino

 

La dedicación a las decisiones tomadas es una de las grandes herramientas para la grandeza. En este aspecto, el éxito no es suficiente.

Hay una corta historia de un joven que quiere ser exitoso y le pide consejo a un gurú.

El gurú le dice: “si quieres ser exitoso te veo mañana a las 4:00 a.m. en la playa”. El joven al día siguiente llega semidormido y el gurú le dice que se meta al mar. El joven le responde que no quiere aprender a nadar, quiere ser exitoso.

El gurú convence al joven de entrar al mar y cuando están a treinta metros de la playa, el gurú lo empieza a sumergir. El joven desesperado, trata de respirar y sobrevivir. El gurú lo suelta después de unos segundos y le dice: “cuando quieras algo tanto como quieres respirar, entonces serás exitoso”.

Habrá muchas distracciones, limitantes y malos momentos, pero si tienen toda la dedicación, enfoque y necesidad para lograr esa grandeza que quieren tanto, como tienen toda la necesidad para respirar, hay una gran probabilidad que lo logren.

Enfoca tu mente. Solo te daré tres puntos a seguir de cientos de estrategias generales y personalizadas que hay sobre cómo enfocar tu mente, tus procesos y tus recursos para lo que tú necesitas.

Primer paso: dedica tu atención, intención y tu tiempo al objetivo a lograr.

Estudios indican que una persona se puede tardar hasta veinte minutos en recuperar su atención completa al trabajo que estaba haciendo, después de una distracción. Cuando una persona trabaja en la zona de enfoque absoluto puede ser hasta un 300% más productivo.

Entonces deja de perder tiempo y distraer tu atención en redes sociales y notificaciones de tu celular. Si no te hacen ganar dinero o ayudan a cumplir tu propósito, no les dediques tu recurso más valioso, el tiempo.

Dedícate a crear tu mejor presente y futuro.

Recuerda que puedes hacer más amigos y puedes ganar más dinero, pero no puedes hacer más tiempo, entonces no lo gastes y aprovéchalo al máximo.

Si piensas que eres una persona social, amigable y amable, que no podrá ignorar sus distracciones sean personales o sociales, hazte esta pregunta: ¿recuerdas qué video, meme o chisme viste hace tres martes por la tarde? ¿O recuerdas más tu evento familiar, el viaje de compras o vacaciones  que hiciste hace tres años?

Vive con intención, vive para experiencias inolvidables y enfoca tu mente sólo en lo importante.

Segundo paso: enfócate en el proceso de transformación, preparación y trabajo para la meta y deja de enfocarte en el resultado físico o monetario que te dará el objetivo. La verdad es que en muchas ocasiones por más que trabajes, por más que estudies, por más que sudes y te dediques 100% a lo que quieres, no siempre podemos generar el resultado que queremos.

Un ejemplo perfecto es el de Michael Jordan cuando jugaba baloncesto, él entrenaba como nadie más, siempre queriendo mejorar su juego.

En una entrevista comentó que aunque quería ganar más que cualquier otra persona, sabía que si perdía el juego, él había hecho todo lo posible para lograrlo y eso le daba una mentalidad estable y segura.

Es mejor estar preparado y no tener la oportunidad, a tener la oportunidad y no estar preparado.

¿Con qué transformación y preparación te quedarás ganes o pierdas?

El tercer paso: crea una mente dura.

Muchos millonarios son catalogados como necios, pero en realidad tienen sus ideologías, sus metas, sus procesos educadamente estructurados con una cimentación para la grandeza.

Esto significa que a pesar de que cientos o miles de personas les digan que no lo lograrán, no se desmoronan, no cambian sus propósitos por las opiniones de otros.

– El proyecto de Disneylandia de Walt Disney fue negado y despreciado 302 veces antes de ser aprobado.

– El primer libro de Theodor Seuss Geisel, conocido como Dr. Seuss fue rechazado por 27 diferentes casas editoriales.

– La película de Rocky escrita por Sylvester Stallone fue rechazada más de 35 veces.

La lección de esto es: Siempre es muy temprano para rendirse.

Edúcate, analiza, planea y concéntrate en el trabajo para cumplir tus metas, y no dejes derrumbar tus sueños por mentes “experimentadas” y menos por mentes sin conocimiento ni ambición.

Hay muchas personas que no tendrán tus perspectivas, por lo que es tu responsabilidad prepararte y crear la oportunidad de que vean lo que tú ves.

¿Qué nuevos conocimientos puedes obtener al escuchar todo lo bueno y lo malo? y ¿qué tipo de rutina necesitas diseñar para incrementar tu enfoque y crear grandeza?

Si tienes preguntas o quisieras leer sobre algún tema en específico para las finanzas de tu hogar o negocio, contáctame. Responderé aquí para ayudar a otros con el mismo interés al tuyo.

 

 

 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.