Marco Antonio Córdova

Marco Antonio Córdova

Marco Antonio Córdova, Economista, Vicepresidente del Colegio de Contadores de Sonora

Focos rojos en la industria automotriz de Sonora: el caso Ford

5 Octubre 2017

  • La economía de la entidad tiene un grado de dependencia elevado en relación a la actividad automotriz, lo que provoca que se tenga un riesgo económico latente.

 

Por Marco Antonio Córdova

A partir de 2014 la actividad productiva de la industria automotriz en Sonora presenta una tendencia negativa, la cual se acentuó en los primeros siete meses de 2017. De acuerdo con información de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en el periodo enero-julio de 2017, el volumen de producción de automóviles tipo Fusion de la planta Ford de Hermosillo registró una caída anual de -49.7% al ensamblar 88,591 autos; cifra inferior a las 176,178 unidades que se fabricaron en el periodo enero-julio de 2016.

 

P: El dato correspondiente a 2017 es una estimación propia con base en información de la AMIA.

El corporativo Ford realizó en 2012 una inversión de 1,370 millones de dólares en su planta ensambladora de Hermosillo para ampliar la capacidad productiva en un 40% y adecuarla al nuevo y rediseñado Ford Fusion. El resultado de esta inversión se vio reflejado en la producción de autos de 2013 al registrar un incremento de 15.8% anual. Sin embargo, posteriormente la actividad productiva presentó una disminución, la cual persiste en 2017. Actualmente se está utilizando el 28% de la capacidad instalada de la planta.

En 2013 las revistas especializadas de automóviles señalaban al Ford Fusion como todo un caballero; el sedán más elegante de Ford. En los últimos años las preferencias en el mercado automotriz se han modificado, lo que se refleja en un menor dinamismo productivo de la industria automotriz en la entidad. De acuerdo con la consultora Autodata Corp, los consumidores del vecino país prefieren los vehículos deportivos utilitarios (SUV´s) y los pick up, lo que está provocando que se estén olvidando de los autos tipo sedán como el Fusion y el MKZ.

El principal factor que explica la disminución de la actividad productiva de planta Ford Hermosillo, tiene que ver con la reducción en la demanda del Ford Fusión en el mercado norteamericano. De acuerdo con el último reporte de ventas del corporativo Ford, en el mes de julio las ventas del Fusion en Estados Unidos presentaron una caída de 42.2% anual; por su parte en el periodo enero-julio las ventas registraron una caída de 29.1% anual. Con respecto al Lincoln MKZ las ventas registraron el mismo comportamiento negativo del Fusion, al presentar un descenso anual de -5.2% en el periodo enero-julio de 2017.

El declive en la producción de autos en la planta Ford ha generado un impacto negativo en el nivel de producción de la industria manufacturera de la entidad al presentar una disminución anual de -2.9% en el periodo enero-mayo de 2017. Por su parte, el empleo en la industria manufacturera no se ha visto afectado; de acuerdo con cifras del IMSS al mes de junio de 2017, se han creado 15,591 empleos formales, siendo la Industria Maquiladora de Exportación la principal actividad generadora de empleo.

Las perspectivas para la industria automotriz en la entidad se perciben complicadas. De acuerdo con la consultoría Alix Partners, el auge de los SUV y pickups no es un capricho de mercadotecnia; es la evolución del mercado lo que hace pensar en que armadoras como General Motors, Ford y Fiat Chrysler tendrán que reducir su producción de autos sedán en el corto plazo, lo que hace que se enciendan los focos rojos en la industria automotriz de la entidad.

El sector manufacturero de Sonora debe enfrentar una serie de desafíos en el mediano plazo. El valor de producción de la industria automotriz representa más del 56% del PIB manufacturero y el 21% del PIB del estado. La economía de la entidad tiene un grado de dependencia elevado en relación a la actividad automotriz, lo que provoca que se tenga un riesgo económico latente. Para disminuir esta dependencia, se requiere el fortalecimiento de la política industrial por parte del gobierno estatal que promueva y gestione un proceso de industrialización donde tenga un rol estratégico el sector manufacturero, llevando como eje central la diversificación productiva y el incremento de la productividad a través de la formación de un núcleo endógeno de dinamización tecnológica como lo propone la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL).

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.