Nancy Hernández

Nancy Hernández

Nancy Hernández ME, Integración y Desarrollo de Talento

El segundo aire

11 Julio 2016

Por Nancy Elena Hernández, M.E.
 
Sin ser una experta en deportes, sé que el término “segundo aire” se refiere a las energías que utiliza un deportista cuando tiene por delante la última parte de su juego en una competencia, para este punto él está cansado pues ya ha pasado la mayor parte del tiempo y sólo falta poco para que los resultados se den: ganar o perder.
En los negocios con frecuencia encontramos empresarios cansados, agobiados, enfadados, preocupados, hasta frustrados en muchos casos, porque no están sucediendo las cosas como ellos quieren o porque no han obtenido los resultados que esperaban, a veces ya llevan así un buen tiempo y están a punto del colapso nervioso, cuando hablamos con algunos de ellos se nota por sus palabras el pesimismo y negatividad, todo lo ven difícil, te dicen que no se va a poder tal o cual cosa, que la situación es muy mala, que no hay gente buena para trabajar.
Pero no es el único ambiente en el que hay gente así, también en la familia, la escuela, los amigos, todos alguna vez pasan y pasamos por etapas como ésta, oscuras, lentas, que pareciera que los problemas son muy grandes y pesados.
Es en este punto, en este momento de nuestra vida cuando debemos entrar en nuestro segundo aire: buscar “resetearnos”, entender que hay situaciones que son ajenas a nosotros, en las que no tenemos control, éstas debemos verlas con otros ojos, renovar nuestra visión, y en donde sí podamos hacer algo, hay que poner manos a la obra, pero antes darnos un tiempo para tomar perspectiva, para tomar viada y continuar el esfuerzo por conseguir los resultados que estamos buscando.
Cada persona tiene diferentes formas de entrar en el segundo aire, algunas ideas son:
- Tomarse unos días, dejar el trabajo, salir de la ciudad, visitar familiares que viven fuera, ir de paseo.
- Realizar actividades de ayuda a terceros,  reunir o  entregar despensas, visitar ancianos enfermos, niños, etc.
- Presenciar actividades artísticas o culturales, ver películas.
- Hacer cosas opuestas a lo que hacemos diariamente, por ejemplo: si trabajas con tu intelecto, realiza cosas manuales como pintar, modelar, cocinar; si tu trabajo es manual, entonces opta por cosas intelectuales como crucigramas, acertijos, memorama o aprender a jugar ajedrez.
 
Las opciones son para que encuentres el mecanismo más apropiado a tu personalidad y preferencias, pero por favor si sientes que te encuentras en una situación extrema, haz algo, no permitas que te gane el agobio, ese sólo te inmoviliza; busca ayuda, platica con alguien, las cargas son más ligeras cuando las compartes. Ora y da gracias por lo que tienes.
 
Encuentra tu propósito, busca lo que te hace sentir útil, aporta aunque pienses que no tienes nada que dar, sin conocerte te aseguro que tienes talento, sácalo, muéstralo y demuéstrate que eres valioso o valiosa, no sólo por lo que haces o tienes, sino por lo que eres.
 
 
 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.