Fernando García

Fernando García

Fernando García, Fundador y jefe de redacción en Pixell.com.mx

La humanización tecnológica, una reflexión del futuro

18 Diciembre 2016

Por Fernando García 
 
La capacidad de crear es una de las características fundamentales de la raza humana, es inherente a nuestra existencia y la principal herramienta en la constante mejora de la calidad de vida, la tecnología es una consecuencia de nuestra evolución, pero ¿cómo está afectando a las relaciones humanas?
 
Uno de los objetivos de la tecnología es facilitar nuestras tareas en la vida diaria, su contribución a la comunicación, educación, negocios, salud y muchos otros aspectos es innegable, pero no deja de estar acompañada de un riesgo latente que genera un proceso de corrupción en el ser humano a largo plazo.
 
El mexicano promedio pasa 10.1 horas a la semana frente a su smartphone, según un estudio de IMS Mobile, un incremento del 15% con relación al año anterior. Según el ensayo “The Impact of Internet Use on Sociability”, pasamos un total de cuatro años de nuestra vida promedio mirando una pantalla y un estimado de 100 minutos menos de convivencia con amigos y familia por nuestro uso frecuente de internet en relación a quienes lo usan de forma moderada.
 
A lo largo de mis artículos he abordado distintas áreas e industrias que han evolucionado con el surgir de la era digital y los avances en tecnología, pero siempre he enfatizado la importancia de preservar la esencia orgánica de cada una, la música, la literatura, el diseño, las artes que nos conectan como individuos. México es el país más estresado del mundo, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y un fenómeno que deriva del estrés es la adicción a la tecnología, concepto existente desde 1984, un fenómeno que pareciera tan común y ordinario hoy en día.
 
De acuerdo con un estudio de MetaScore, el 13.3% de las personas usan internet para buscar información y el 86.6% lo usan para relacionarse, lo preocupante es que un 46.6% de esas relaciones lo prefieren así por el factor comodidad, ¿qué nos dice esto? El valor de las relaciones interpersonales físicas está perdiéndose poco a poco frente a la practicidad de la tecnología.
 
No es mi intención sonar alarmista, pero sí preventivo y cauteloso con el creciente ecosistema digital y las consecuencias que conlleva su uso desmedido. El “tecnoestrés” es un término definido desde 1997 en el libro del mismo nombre, como un trastorno en el que sentimos la necesidad de estar conectados en todo momento ¿has sentido esa repentina ansiedad? Pareciera material de ciencia ficción pero es nuestra realidad, una realidad donde pareciera que la interacción social ha pasado a ser el inconveniente a solucionar por los nuevos avances tecnológicos.
 
No me malentiendan, increíbles movimientos sociales, negocios de emprendimiento, la revolución en comunicación y prensa libre de censura son sólo algunos de losgrandes logros que la tecnología ha hecho posibles, pero estamos ocupándonos demasiado de digitalizar a la humanidad, que debemos también encargarnos de humanizar a la tecnología y concientizarnos de que es sólo el medio y no el fin.
 
La tecnología no va a desaparecer, al contrario, es y será una parte siempre creciente de nuestra vida y entre más reconozcamos su impacto, más podremos controlarla y usarla para mejorar el presente y el futuro.
 
Así que los invito en esta época de buenos deseos a dejar un momento nuestros perfiles y cuentas para acercarnos aún más a nuestros seres queridos, reflexionar nuestros hábitos digitales de interacción y poder disfrutar al máximo de la anticuada pero aún invaluable y más íntima forma de socializar, mirándonos a los ojos y no a una pantalla.

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.