Manuel D'Argence

Manuel D'Argence

Columnista

Blockchain: el futuro de las transacciones comerciales

17 Agosto 2016

Por Manuel D’Argence
 
El mundo de la innovación y el desarrollo digital tienen un par de años muy emocionados con la puesta en marcha del protocolo blockchain para el registro en línea de transacciones. 
 
El término blockchain está íntimamente relacionado con la criptomoneda Bitcoin. Fue ésta la primera aplicación, y de hecho fue la idea de esta moneda la que engendró el protocolo blockchain. Vamos entendiendo de a poco. 
 
Confianza entre desconocidos
 
Hasta hoy, dependemos de grandes instituciones para proveernos de confianza. Esa confianza nos permite hacer intercambios comerciales y de muchas índoles con perfectos desconocidos. Bancos, intermediarios de pago en línea, bolsas de valores… todas están diseñadas para ser garantes de la confianza entre individuos. 
 
Así, yo puedo utilizar una tarjeta de crédito para pagarle a alguien, sabiendo que el banco o la institución crediticia protege mi transacción con su sistema y dispositivos. Servicios como Mercado Libre, eBay y otros parecidos tienen como principal objetivo aumentar la confianza para hacer propicia la transacción entre personas que ni siquiera pueden verse en persona. Lo mismo pasa con servicios como AirBnB y Uber.
 
El problema con las instituciones
 
Todos hemos encontrado en muchas ocasiones el problema de las instituciones que portan nuestra confianza. Tienen intereses propios y, en todos los casos, encarecen las transacciones comerciales al tomar una comisión sobre todo el dinero que pasa a través de ellas. Además, al estar sujetas a los intereses de grupos de accionistas y a movimientos políticos o corporativos, al final no son cien por ciento confiables. 
 
Ahí es donde Blockchain juega un papel importante.
 
Utilizando un sistema que no es nuevo, llamado P2P, Blockchain utiliza espacios pequeños en las computadoras de todo el mundo y servidores específicos para guardar bloques de información en donde registra todas las operaciones del mundo.
 
Imaginemos un libro contable gigante y único que sólo existe en el mundo digital. No es una representación de lo que pasa en el mundo análogo (cómo hacen bancos y sitios de comercio entre particulares). En ese libro contable gigante se registra cada transacción que hacemos con los detalles de la misma y el registro mismo es la transacción. No es duplicable, no se puede borrar ni modificar, sólo se pueden hacer nuevas transacciones. 
 
La naturaleza criptológica de este libro contable global, hace que sus transacciones sean inalterables y no puedan ser manipulables por nadie. 
 
Este protocolo va generando bloques de transacciones y estos bloques se encadenan unos con otros para formar este libro gigante. De ahí su nombre: Blockchain.
 
Ya que Blockchain está almacenado y respaldado en millones de computadoras en todo el mundo y su funcionamiento es autónomo, es capaz de generar confianza casi instantáneamente. 
 
La confianza ya no está depositada y no es proveída por grandes instituciones. Por primera vez en la historia, la confianza está depositada y es proveída por las mismas personas. 
 
El futuro de blockchain
 
Las aplicaciones de esta tecnología son aún difíciles de predecir pero podemos ver e imaginar algunas. La más popular es Bitcoin, una moneda digital cuyo valor ronda los 12 mil pesos por unidad y que puede cambiarse por dinero análogo en casi cualquier parte del mundo. 
 
La propiedad que tienes de BitCoin está registrada en este libro contable gigante en todo el mundo, no depende de un banco ni de una institución. Con tu llave de encriptación puedes acceder a esta información en cualquier parte del mundo desde un dispositivo móvil y hacer transacciones para convertir BitCoin en cualquier moneda. 
 
Además de lo financiero, ya que Blockchain crea identidades digitales inquebrantables para quien utiliza la tecnología, podemos también esperar sistemas de control de inventarios casi infalibles y hasta sistemas electorales que permitan el voto a distancia sin un ápice de duda y sin necesidad de hacer recuentos voto por voto y casilla por casilla. 
 
La realidad es que el cambio de paradigma que Blockchain pone en la mesa es radical y está por cambiar para siempre la forma en que nos relacionamos los seres humanos para hacer intercambios entre nosotros. 
 
Por cierto, difícil saber quién o quienes desarrollaron Blockchain. Satoshi Nakamoto es un nombre muy llevado y traído, pero es sólo un pseudónimo que ha mantenido a muchísimos en todo el mundo entretenidos tratando de averiguar a quién o quiénes representa ese nombre ficticio. 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.