Coach Ozz

Coach Ozz

Columnista

Cuando la meditación forma parte de tu vida

21 Noviembre 2016

Por Oziel Farías

Llevo ya unos cuatro años practicando la meditación, hay temporadas en donde lo hago a diario, hay temporadas en donde por el trajín de la vida sólo me doy un par de minutos para dar gracias y volver a centrarme con unas cuantas respiraciones profundas, pero lo que sí les puedo asegurar es que ha sido uno de los hábitos más satisfactorios que he logrado mantener, y me he dado cuenta que es una práctica que muy pocas personas procuran. ¿Por qué? Seguramente porque cuando se habla de meditación lo primero que viene a tu mente es un monje tibetano pelón y con toga naranja ¿A poco no?

Lo vemos como una mística práctica, muy lejano a lo que pudiera hacer un mortal cualquiera, y en muchas ocasiones también me he encontrado con personas que creen que es algo que va completamente en contra de sus creencias religiosas, pero no tiene nada que ver con religión, no es parte de un culto ni de una secta, ni tienes que ser de oriente para practicarla, como todo en la vida, lo único que se necesita para poder hacerlo es voluntad, paciencia, constancia y disciplina, pero pensarás ¿Para qué meditar? Simplemente por el hecho de que te conecta contigo mismo, en ese lugar interior de paz donde todo siempre está bien, lejos del caos, aparte de que te ayuda a relajarte profundamente, a oxigenar tu cuerpo, a tener mayor claridad mental y liberarte del drama con el que te enfrentas a la vida de repente, y eso lo tengo más que comprobado,  la meditación me ha ayudado a tener un mayor enfoque en la vida diaria, sobre todo en lo que es realmente importante y evitar subirme al carrusel de las preocupaciones sin sentido y el estrés cotidiano.

En lo personal no es algo que estuviera buscando, simplemente me llegó cuando estaba preparado, y disfruto mucho no sólo el practicarlo, sino el compartirlo, pues estoy segurísimo que si fuéramos más los meditadores activos se vería el resultado en un impacto social, pues es demasiado el frenesí allá afuera y qué mejor que uno desde su trinchera procurando la paz interior.

¿Cómo medito?

Seguro te preguntarás “Ok ya entiendo que meditar es muy bueno, ¿Pero cómo medito?”, muy fácil, siéntate en una silla con los pies plantados en el suelo y tus manos sobre tus piernas, volteando hacia arriba, o en un cojín en el suelo, en posición de flor de loto o medio loto, igual con tus manos sobre tus piernas, o como última opción recuéstate, y es última opción porque es más probable que te quedes dormido si te recuestas. Entonces, ya que estés en posición, cierra tus ojos, da tres respiraciones profundas y después de eso respira a tu propio ritmo, centrando tu atención en la respiración y en cómo te relajas cada vez más. NO SE TRATA DE NO PENSAR, pues es prácticamente imposible, recuerda, como grandes sabios lo han dicho antes, tenemos una mente de mono, que le gusta colgarse de liana en liana, así que te frustrarás si intentas no pensar, la clave está simplemente en no prestarle atención a tus pensamientos, sólo observar cómo vienen y van, como nubes en el cielo, manteniendo tu atención en respirar.

Haz esto por 5 o 10 minutos diarios, es más, haz todo un ritual alrededor de tu práctica, prende un incienso, pon música relajante, escoge un rincón acogedor y oscuro de tu casa y déjate llevar, la constancia asegurará tu progreso, es decir, pronto te verás entusiasmado por tener tu espacio diario de meditación, y cuando menos lo pienses ya estarás meditando de 20 a 30 minutos diarios. No importa si son 5 o 30 minutos, lo que es realmente importante es que te comprometas contigo mismo a hacerlo diariamente para así ver los grandes beneficios detrás de este espacio de paz y tranquilidad, tendrás una visión más clara de tu propósito en esta vida, aprenderás a conectarte y escuchar a tu cuerpo y tu voz interior, y te darás cuenta de que lo mejor es fluir con la vida y no ir contra corriente. Así que ya sabes, inhala, exhala y prepárate para vivir una buena vida meditando diariamente.

 

 

Los comentarios en las notas son responsabilidad de quien los emite. Participa responsablemente y denuncia los comentarios inapropiados. Los comentarios ofensivos o que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de inmediato.